Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Ricardo Barón Pérez.
Ingeniero informático.
Especialista en Telecomunicaciones.


La tecnología avanza a pasos agigantados en medio de una sociedad que también tiende a avanzar, a crecer a cambiar a demandar mas bienes y servicios, lo que aprovecha la tecnología es absorber de las necesidades, de los quehaceres de una sociedad para automatizarlo, para convertirlo y para facilitar más la vida.

El ser humano se vuelve autómata como si fuera una máquina que puede ser programada y/o manipulada por el medio donde se desenvuelve. Cada programación se la envían por la radio, la televisión, el internet o las mismas redes sociales, como por ejemplo el ultimo celular que saco X marca. Muy seguramente la diferencia entre ese último celular y el anterior no sea mucha, pero como es lo último hace automáticamente que el ser humano quiera actualizarse para estar a la vanguardia de la tecnología. No considera a la hora de comprar, algunos riesgos como la inseguridad, quizás la frecuencia de radiación que el equipo pueda emitir, la falta de un antivirus para evitar los virus que puedan afectar el sistema operativo, entre otros.

Pero no todo es malo, toda vez que muchos dispositivos que están cada vez emergiendo al consumismo de la sociedad se han incorporado al mundo de la ciencia médica. Hoy en día vemos los fenómenos antes no alcanzados como realizar una consulta médica en un territorio distante utilizando medios tecnológicos como la videoconferencia, equipos biomédicos, señal de internet, dispositivos de transmisión entre otros que son unificados con el talento humano para brindar el servicio de la Telemedicina sincrónica, en tiempo real donde el especialista está en una ciudad capital, atendiendo un paciente de un lejano municipio, vereda, departamento.

Un sistema tan autónomo y tan flexible al crecimiento como la Telemedicina ha llevado casos exitosos y de ahorro, como el desplazamiento de un paciente con su acompañante, como el gasto del mismo paciente en su alojamiento, como la rapidez en un diagnóstico, entre otros.

Las máquinas van ocupando un gran espacio en la sociedad de tal forma que en muchos aspectos aún hasta pueden reemplazar al ser humano. Se evidencian vehículos automatizados que transportan gente y no llevan conductor, se evidencian call center que son atendidos automáticamente por una máquina que pueden existir márgenes de error que cada vez se van minimizando.

Programas de computador que facilitan éstas y otras tendencias, video juegos, circuitos cerrados de Televisión, las generaciones de las telecomunicaciones entre otras, que se pueden comparar como los medicamentos, te pueden calmar un dolor, o sanar determinada enfermedad, pero te dañan otro órgano sin poderlo percibir.

Hace ya bastantes años, el pueblo colombiano se movilizaba en unos tranvías, que con el tiempo fueron desapareciendo, después vinieron los buses y las busetas que al movilizarse las repletaban y luego los convirtieron en lo que un día llamamos buses ejecutivos donde entre comillas no llevaban gente de pie, cosa que nunca se evidencio. Pero al pasar el tiempo apareció el Transmilenio, un vehículo articulado y biarticulado que tenía una vía para su única movilización que por ende ofrecía un desplazamiento más rápido. Al sentarme y mirar hacia atrás todos tenían la misma tecnología, lo único es que en cada avance había un valor agregado que instintivamente nos lo iban vendiendo utilizando las redes sociales, radio o televisión.