Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Pascual Rueda Forero.
Doctorado: Universidad Internacional Iberoamericana -México. Derecho económico y derecho de la empresa.
Doctorando, Ciencias contables, Universidad de los Andes de Venezuela (aplazado orden público).
Master: Derecho internacional y relaciones exteriores e internacionales. Instituto internacional: Instituto europeo campus Stallae.
Magister: Derecho propiedad intelectual y derecho nuevas. Universidad del rioja (UNIR).
Especialización: Gestión estratégica de mercados Autónoma de Bucaramanga.
Especialización: en Docencia universitaria, Cooperativa de Colombia sede Bucaramanga.
Economista con énfasis en administración: Universidad Santo Tomas Bogotá.
Abogado: Corporación Universitaria de Ciencia y Desarrollo UNICIENCIA.


En tiempos de crisis como el que estamos viviendo en Colombia y el mundo la “Covid-19” ha obligado a las instituciones empresariales y al común de las gentes a re-inventarse en las distintas actividades tanto mercantiles como aquellas actividades que de alguna manera formaba parte del común de las personas y del entorno, por esta razón nos preguntamos ¿Cuál es el papel de la innovación y la creatividad social en el contexto de la crisis (Covid-19) a nivel local, regional o nacional?

Observamos que la innovación y la creatividad social consigue penetrar en las diferentes comunas, barrios y municipios más afectados por la segregación urbana y, en términos más generales sobre la importancia de la cooperación ciudadana en las áreas urbanas más desfavorecidas y podemos analizar que los barrios que más resisten los efectos de la crisis son aquellos que tienen más capacidad de organización y de acción social, mientras que aquellos barrios donde no existe una organización sino una indisciplina la pandemia a golpeado con mayor fuerza a esa población y por ende ha llevado a los gobiernos municipales y departamentales a invertir recursos públicos con el propósito de contrarrestar la propagación del virus.

La innovación social es un concepto emergente que nos remite a diferentes tipos de prácticas cooperativas entre la ciudadanía orientadas a satisfacer necesidades sociales diversas. Este tipo de prácticas de colaboración ciudadana toman especial relevancia en un contexto de crisis donde se intensifican las dinámicas excluyentes del mercado (desahucios, desempleo, pobreza, desigualdades crecientes) y donde se hace evidente la incapacidad de los poderes públicos de dar respuesta a necesidades sociales en aumento. Por la misma razón, se tiende a suponer que las prácticas de innovación y creatividad social son particularmente importantes en las áreas urbanas más vulnerables, donde los fallos del mercado y del Estado son más evidentes y tienen consecuencias más dramáticas.

Este planteamiento nos lleva a preguntarnos ¿Cuál es la presencia de las prácticas socialmente innovadoras en las áreas urbanas más vulnerables? ¿Hasta qué punto las capacidades de acción colectiva en los barrios o comunas más desfavorecidos son un factor determinante para hacer frente a las necesidades sociales que emergen en un contexto de crisis como el actual?

Para dar respuesta a estos interrogantes definimos primero el concepto de innovación social el cual podemos afirmar que son aquellas ideas nuevas (servicios y productos) que simultáneamente satisfacen necesidades sociales y crean nuevas relaciones o colaboraciones sociales, es decir, se trata de innovaciones que no sólo son positivas para la sociedad, sino que también refuerzan las capacidades de acción social de manera muy distinta e incluso contradictorias.

Muchos empresarios o ciudadanos del común toman esta crisis como una oportunidad, porque se re-inventan, hacen cosas que no estaban en su haber intelectual, usan las tecnologías de la información y la comunicación como una herramienta que facilita la interacción entre usuarios o entre la ciudadanía y la administración pública.

Estas aplicaciones tecnológicas y estas nuevas creaciones producidas por el intelecto humano pueden ser desarrolladas por emprendedores sociales y, al tipificarlas como innovación social, se quiere hacer hincapié en el valor social añadido que estos nuevos productos y servicios pueden generar para la sociedad en su conjunto. Esta aproximación podría definirse como una perspectiva técnica y gerencial que entiende la innovación social como un producto y no tanto como un proceso; una aproximación que conecta con análisis pioneros centrados en el efecto de las innovaciones tecnológicas en las economías domésticas o en la organización social y con el papel de los emprendedores en dichas innovaciones. Pero, somos conscientes de que las prácticas recogidas en la innovación social no cubren la enorme variedad de respuestas innovadoras iniciadas por los ciudadanos en los últimos años, para hacer frente a la crisis necesitamos el esfuerzo de todos y construir planes eficientes y asertivos que generen cambios, no solo en suplir necesidades personales, sino sensibilizar y tomar consciencia de que los bienes que existen en la naturaleza son limitados y necesitamos protegerlos para que en estos tiempos difíciles esos bienes sean la protección de nuestro ser.

Asimismo, las instituciones empresariales están llamadas en estos momentos de crisis a reinventarse si quieren continuar en los mercados de esta economía emergente. Es cierto que en estos momentos son muchas las empresas que han reorientado su actividad industrial para paliar la escasez en especial el material del sector de la salud.

En esta oleada de innovación y creatividad frente al Covid-19 muchas empresas han ampliado su objeto social por ejemplo una empresa fabricaba vestidos para caballero y han colocado una nueva sección de fabricar mascarillas contra la Covid-19, otras han reinventado la forma distribución y logística, otros la comunicación. Todas estas nuevas formas de hacer las cosas han sido con la ayuda de la tecnología, ha hecho que las personas y las empresas entren a un mundo tecnológico que había estado rezagado, pero hoy día se está constituyendo como una herramienta de gran importancia para las compañías, y así mismo para las instituciones de educación, como es la virtualidad.

Por otro lado, se está imponiendo el teletrabajo, que es, junto a la formación online, uno de los grandes protagonistas, al igual que las video llamadas, las plataformas dinámicas como Microsft Team, Zoom, Meet, entre otras.

Todas estas herramientas tecnológicas han tomado en estos momentos de crisis un protagonismo muy alto en el mundo para comunicarnos y hacer negocios.


BIBLIOGRAFIA.

1REFERENCIA1.