Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Por: Sandra Milena Sandoval Marín, Administradora Financiera y de Sistemas, Especialista en Gestión de Empresas y en Gerencia en Servicios de Salud, Maestría en curso en Gestión de la Tecnología Educativa, Docente Uniciencista.

La Organización Internacional del Trabajo define la Responsabilidad Social Empresarial, RSE como una nueva manera de hacer negocios, en la cual las empresas tratan de encontrar un estado de equilibrio entre la necesidad de alcanzar objetivos económicos, financieros y de desarrollo, y en el impacto social o ambiental de sus actividades; esta trasciende a todos los grupos de interés de la empresa favoreciendo el cumplimiento de sus políticas y objetivos corporativos.

En la actualidad hay muchas empresas que voluntariamente implementan sistemas de Gestión en Responsabilidad Social Empresarial, a través de planes de acción en donde involucran a todas sus áreas y a la cadena de valor de su negocio; por consiguiente, la división contable también es considerada como un área estratégica de soporte, la cual determina lineamientos para la ejecución de las prácticas socialmente responsables.

De las prácticas en RSE más implementadas por las instituciones se destacan:   demostrar transparencia en las operaciones financieras del negocio, promover el comercio justo y equitativo, mecanismos de cumplimento al decálogo de derechos humanos, políticas de negociación justa con los proveedores, desarrollo sostenible, proyectos corporativos de apoyo a la comunidad, las auditorias verdes, el balance social, presentación del informe GRI entre otras.

Todo sistema de Gestión en Responsabilidad Social Empresarial inicialmente precisará de la rentabilidad  de la organización; indicador imprescindible para la proyección financiera de los programas a desarrollarse. Esta evaluación le corresponde en primera instancia al contador de la organización, quien a su vez podrá proyectar y analizar los demás indicadores relacionados con el valor económico generado y distribuido por la empresa en sus prácticas de RSE,  los flujos de capital distribuido en los diferentes grupos de interés, los principales impactos económicos de la empresa  en la sociedad, y todos los demás índices financieros que evidencien el equilibrio entre el desempeño económico de la organización y sus actividades corporativas.

Otra de las acciones que puede desarrollar el contador para promover  la eficacia del Sistema de Gestión en RSE, es formular practicas socialmente responsables alineadas con las políticas contables de la organización en marco de las NIC que le apliquen; un ejemplo tangible que en la actualidad aplican algunas multinacionales es la cobertura de la organización en programas de beneficios sociales de sus trabajadores, referenciada en la Norma Internacional contable  NIC 19. 

El contador también podrá realizar un aporte significativo al componente de sostenibilidad de la empresa,  formulando  estándares para implementar acciones en contabilidad ambiental,  que promuevan la financiación de la protección del medio ambiente y la preservación del patrimonio natural entre otras.

En este artículo se precisó sobre algunos de los múltiples  roles que puede desempeñar el  contador para contribuir a la gestión estratégica y eficiente del Sistema de Responsabilidad Social Empresarial.