Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Carlos Mario Gómez García.
Licenciado en Educación, Unisangil.
Especialista en Educación – CORPORIENTE.
Abogado –Uniciencia.
Estudiante de Especialización en Derecho Constitucional – Uniciencia


Para determinar cuál ha sido el avance de la educación virtual y los retos que enfrenta la educación se debe analizar que la pandemia de SARS- Covid 19 género en el mundo moderno un hecho histórico que cambió los procesos, marcando un antes, un durante y un después de las actividades humanas, en donde la educación no es ajena a estos cambios.

A raíz de la emergencia generada por la pandemia, la educación se vio forzada a ingresar a un modelo de formación y no contaba casi con ningún tipo de ajuste al nuevo modelo. Antes del inicio de la pandemia, según estadísticas de Red Ilumno, solo el 10% de los estudiantes que realizaban estudios de nivel superior accedían a este tipo de modalidad y menos de 5% de estudiantes cursaban la educación básica y media, mediante este modelo. Al considerar estas estadísticas frente a los países de la región, Colombia lleva una delantera en la implementación de la educación virtual, solo nos supera Uruguay, México, según estadísticas del Banco Mundial.

Según el Ministerio de Educación Nacional define la virtualidad así: “La educación virtual, también llamada educación en Línea, se refiere al desarrollo de programas de formación que tienen como escenario de enseñanza y aprendizaje el ciberespacio”.

Hoy la educación por el contexto de la pandemia, ha debido adaptarse y está dando pasos agigantados para llegar a un modelo de enseñanza virtual, pero a su vez la legislación colombiana se ha quedado corta en la regulación para poder prestar los servicios educativos en el ciberespacio. Desde la expedición de la ley 115 de 1994, como la ley marco de la educación en Colombia, no se han expedido normas que permitan avanzar en la implementación de la metodología virtual en los procesos educativos.

Esta educación virtual tiende fácilmente a confundirse con la metodología a distancia, pero aún más con modelos improvisados que se tuvieron que implementar por cuestión de la pandemia del SARS Covid- 19, estos modelos como trabajo desde casa, presencialidad remota e inclusiva la llamada “alternancia” hacen evidente que el sistema educativo colombiano no estaba preparado para estas contingencias.

La realidad es que los estudiantes de los diferentes niveles de educación debieron adaptarse a las circunstancias, cambiando sus métodos de estudio y horarios, puesto que ahora lo hacen desde casa sin contar con una formación en esos procesos de autoaprendizaje, en la mayoría de los casos. Al igual que los estudiantes, los docentes no estaban preparados para atender las necesidades de los estudiantes a través de la educación virtual. En la preparación de las clases o en el uso de herramientas tecnológicas o de plataformas, lo que puso en aprietos a muchos de ellos para adaptarse a la nueva realidad y poder ejercer su labor y llegar adecuadamente a sus estudiantes.

En una complejidad se ha convertido la adaptación de la educación a procesos virtuales y esto ha hecho que la labor del docente sea valorada nuevamente ya que muchos de los educandos no logran desarrollar todas sus potencialidades debido a las dificultades para comprender los conceptos que el docente desea transmitir mediante el uso de todas las estrategias y de esta manera poder mantener a los estudiantes en el sistema educativo.

Otro aspecto a tener en cuenta frente al acceso a las metodologías desarrolladas para garantizar los procesos educativos es la desigualdad social en el acceso al internet o a las herramientas tecnológicas, si bien se ha avanzado, por el contexto actual, aún se evidencia que para acceder a la educación virtual es necesario mejorar la conectividad y poseer las herramientas tecnológicas haciendo posible realmente que la educación llegue a todos los rincones de nuestro territorio y poder estar al nivel de otros países.

Hoy la educación virtual es una realidad, las instituciones de nivel superior y educación básica y media avanzan en estos procesos que conllevan nuevos retos como son la creación de plataformas y el uso de las mismas; pero aún más, el acceso a la conectividad mediante el internet, que hoy se convierte en un bien de primera necesidad, en los hogares para garantizar en los educandos la posibilidad de acceder a los contenidos educativos y poder soñar con un futuro prometedor.

La educación virtual llegó para quedarse y ahora el reto del Estado es garantizar la conectividad, el de las instituciones, adaptarse y llegar a la población que no puede estudiar presencialmente y por último a docentes en su planeación, y a los estudiantes para que su proceso de formación sea más autocontructivista.