Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Jesús Yesid Cáceres Méndez.
Contador Público de UNICIENCIA.
Gestión Empresarial UIS.
Especialista en Finanzas UNAB.
MBA Dirección de Empresas UNIR


A través de la historia la humanidad ha tenido que afrontar muchas crisis, esto en vez de debilitar y detener el crecimiento permitió obtener mayor conocimiento a la humanidad, aunque esta crisis tiene una particularidad pues la originó un enemigo casi invisible como es el microorganismo del virus COVID-19 altamente infeccioso y de fácil propagación en la población humana, lo que pone en riesgo la salud pública y afecta a la vez la economía global debido al cese de actividades que deben hacer las industrias, comercios, servicios, educación, entre otros para cumplir el tiempo de la cuarentena y poder mitigar la pandemia.

Para ningún gobierno del mundo es tarea fácil manejar estas dos problemáticas de forma simultánea generada por la crisis de la pandemia, por eso criticar todo en tiempos de crisis no es la solución más conveniente, así que, enfocar los esfuerzos en hallar posibles soluciones creativas e innovadoras es más apropiado que estar cuestionando el problema, entonces debemos buscar ser parte de la solución y no del problema. Además, cuestionar que es más importante en un país la salud o la economía; siendo esto la causa de la crisis se debe comprender que las dos son primordiales en una nación y están profundamente relacionadas, pues un país poco saludable es menos productivo hablando económicamente y ocurre todo lo contrario cuando se dispone de buena salud pública.

Un modo preciso e indispensable de enfrentar la crisis es ordenar la casa, es importante retomar lo que dice el libro sagrado en uno de los proverbios1 “En un país lleno de maldad todos se creen líderes, pero el gobernante capaz logra poner el orden”. Por lo tanto, es necesario organizar y disciplinar el estado como también el mercado nacional, esto implica socializar medidas preventivas de bioseguridad idóneas para disponer de una buena sanidad pública y evitar posibles desordenes sociales por falta de atención médica, disminuir el gasto público innecesario es otro factor importante para sobrellevar estas dificultades; no se puede seguir gastando lo mismo como si nada sucediera, entonces anticipadamente se debe tomar medidas de austeridad sobre el gasto público y disponer cierta flexibilidad fiscal con las empresas a fin de evitar la quiebra o cierre reduciendo así sus efectos destructivos en el desarrollo económico.

Y es que lograr reactivar la economía en época de crisis es un reto bastante complejo porque debe hacerse bajo una apertura gradual y ordenada a medida que este controlada la pandemia, con el fin de prevenir un mayor contagio en la población o posibles rebrotes que repercutan en la salud pública, asimismo, entender que aquellos sectores económicos que no presente alto riesgo deben funcionar normal y aquellos que estén siendo afectados directamente se deben aislar para evitar mayores contagios. Por tanto, la economía actual debe tratarse como una herida abierta de mucho cuidado y delicadeza, si no se toman las medidas o tratamientos correctos en el presente, puede llegar a no cicatrizar bien en el futuro y presentar ciertas complicaciones de infección postpandemia debido a las malas decisiones tomadas en el pasado.

Además el gobierno nacional está llamado en asumir un rol importante, dejar ese egoísmo económico Estatal que tiene a muchas naciones en quiebra, como es la corrupción y de estar beneficiando a unas pocas compañías o personas de cierto interés político, porque de este modo paralizan o estancan la reactivación económica puesto que el estado debe propender por la igualdad sobre todo con las micro, pequeñas y medianas empresas del país, para que logren reinventarse e innovar en su transformación tecnológica, productiva, en la prestación de servicios o comercialización e-commerce y consigan ser competitivas en el mercado.

También la población colombiana tiene su compromiso en ayudar a estimular la economía nacional y no ser ajeno a la problemática que muchos compatriotas viven por culpa de la crisis de la pandemia, siendo una de las maneras efectivas en salvar e impulsar la reactivación económica en las diferentes regiones del país es comprar productos netamente colombianos, sobre todo aquellos del sector primario producidos en el campo con el fin de no generar un caos por desabastecimiento de alimentos en las ciudades principales, porque todos deben colocar su granito de arena para superar los tiempos difíciles que deja la pandemia y así alcanzar el bien común.


1Proverbios 28: 2 versión (traducción TLA)