Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Ramón Guerra Duran.
Especialista en Derecho Constitucional Universidad Nacional.
Abogado Uniciencia.


Dejó de ser para nosotros y buena parte del planeta entero el concepto abstracto, y lejano, el término pandemia. Abstracto porque teníamos conocimiento así fuese vago, de pasadas catástrofes o crisis sanitarias ocurridas en algunas regiones del mundo, y lejano, porque hasta ahora, con pocas excepciones, eran ajenas a la vida diaria en territorio local o regional cercano. Desde entonces, mucho se ha escrito sobre pestes vividas por la humanidad en tiempos pasados, pero ninguna experimentada en forma tan altamente contagiosa, expansiva, extensa y mortífera – a nivel mundial-, como la que actualmente padece la humanidad entera, con ocasión del coronavirus denominado COVID-19, teniendo en cuenta los avances actuales y que antes no se tenían en la ciencia médica, así como los demás recursos disponible en buena parte de los países a nivel mundial.

Dentro de las epidemias que se han esparcido en el mundo, o parte de él, se encuentra el cólera, de la cual, en Colombia, Gabriel García Márquez dedicó una obra alusiva a ella. Es de las enfermedades que siguen persistiendo en países con dificultades de salubridad pública. El Sarampión, también ha golpeado a la humanidad con fuerza; cifras de la OMS indican que en el año 2017 la enfermedad provocó 110 000 muertes en todo el mundo, en su gran mayoría niños menores de cinco años1. Para el año 2019 según cifras oficiales de la OMS, a nivel mundial se presentaron más de 440.000 casos2, en muchos países, incluido los EE.UU.

De otro lado, la Viruela, enfermedad que azotó sin clemencia a la especie humana durante milenios, en el siglo XX cobró la vida de 300 millones de personas aproximadamente3, antes de ser declarada como enfermedad erradicada por la OMS en 1979, gracias al esfuerzo mancomunado de países miembros de la ONU, en alianza con personal de la OMS. De tal experiencia se obtuvieron valiosos conocimientos para tratar otra de las enfermedades conocidas por el mundo: el Ebola; este virus apareció en el continente africano, concretamente en la República del Congo, en una aldea en cercanías al rio Ebola, por lo cual se le dio ese nombre al virus.

Otra pandemia, fue la originada por la llamada peste negra4–denominada así porque en general a los infectados se le ennegrecía la piel- fue el verdugo la humanidad en el siglo XIV, concretamente entre 1348 y 1353 y especialmente de Europa, donde acabó con aproximadamente la tercera parte de la población (entre 30 y 50 millones de personas). Hoy en día, siguen presentándose casos en menor proporción, especialmente en Madagascar5.

Otra de las grandes enfermedades mundiales, se destaca la denominada gripe española6, cuyos primeros casos se conocieron en marzo de 1918, en EE.UU., fue nombrada de esa manera no porque surgiera en España, sino porque este país se mantuvo neutral, en la Segunda Guerra Mundial (1914-1919), permitiendo que en este país, se hablara del tema sin mayores restricciones, cosa que no ocurrió en los países inmersos en la guerra, donde el veto militar por las cifras de contagiados y fallecidos impedía conocer la magnitud de la situación. No hay cifras claras sobre la cuota de fallecidos, solo estimaciones que marginan entre 20 y 50 millones de personas víctimas en todo el mundo. Otros escritos hablan hasta de 100 millones de muertes aproximadamente por cuenta de dicha pandemia.

Brevemente menciono las pandemias causadas por la gripe asiática, surgida en China, en 1957, la gripe de Hong Kong, registrada en 1968 iniciada en la ciudad que lleva tal nombre, ambas esparcidas en buena parte del mundo, sumando ambas dos millones de muertes aproximadamente7. Mención especial hay que hacer del Virus de Inmunodeficiencia Adquirida, más conocido por su sigla VIH, ello porque es una de las pandemias que sigue circulando en la actualidad con gran fuerza. La comunidad científica indica que la enfermedad se dio inicialmente en Chimpancés salvajes de África central. ¿Cómo llegó tal virus a los humanos? La teoría más difundida apunta a personas que cazaron o comieron chimpancés infectados; así mismo que el origen del VIH en humanos inició aproximadamente en 1930 atendiendo la evolución de las cepas del VIH en evolucionar8.

Lo cierto es que hoy en día el VIH está esparcido en todo el mundo. Para el año 2018, aproximadamente casi 75 millones de personas contrajeron el virus y 32 millones de personas fallecieron por causas asociadas al VIH desde que comenzó la epidemia9. La forma de transmisión es bien conocida por todos, por tal, es redundante hablar de ello.

Retomando la crisis sanitaria mundial actual: el Covid-19. El nombre, es una sigla que se obtiene de tres palabras: corona, virus y disease (palabra inglesa que significa enfermedad) y 19 por ser el año en que fue descubierto el virus, el cual pertenece a la familia de “Coronavirus”, llamado así por las extensiones que lleva encima de su núcleo, que se asemejan a la corona solar. Los primeros casos se conocieron en la ciudad China de Wuhan10.

Más allá de las descomunales cifras, todos los virus indicados atrás, generadores de pandemias mundiales, al igual que otros conocidos, pero no indicados en este espacio, lograron expandirse a todos los poblados humanos en el planeta, o buena parte de ellos, mediante el intercambio internacional, independiente de las dinámicas en que se desarrollaron. Esto nos lleva al concepto de “globalización”. En sentido amplio, este término significa integración internacional. Hasta aquí, cualquiera avala ese sentido; bueno es ir a Paris, Londres, Buenos Aires y cualquier otra ciudad o región de vacaciones, o trabajar en tales ciudades u otros países, si hay oportunidad y voluntad para ello.

Sin embargo, la “globalización”, hoy en día –desde antes- ha sido enfocada e impuesta mediante una ideología con toda las “herramientas” a su alcance que permitan su indiscutible hegemonía: el Neoliberalismo, que no es otra cosa que el refinamiento del capitalismo. Resulta bien contradictorio tanto el término neoliberal, como sus pretensiones. Contradictorio porque el liberalismo es aplicado únicamente por los que someten a esa dinámica de mercado, y al tiempo proteccionismo para los sometedores, que diseñan políticas y programas de subsidios para sus productores e industriales; en cuanto a sus pretensiones, pregonan el progreso y desarrollo a quienes se acojan, pero vemos que cada vez más, que la riqueza se concentra en unos pocos, y la pobreza se distribuye entre todos; de esto, sabemos bien en Colombia, pues tiene el deshonroso protagonismo en ser uno de los países más desiguales a nivel latinoamericano y mundial11.

Las herramientas para expandir el neoliberalismo van desde las más sutiles, hasta las más evidentes: propaganda de “un próspero futuro” a “tratados de libre comercio”, que por supuesto, son ampliamente benéficos para los países con economías relativamente sólidas, que junto con instrumentos internacionales como el FMI, el Banco Mundial, o la Organización Mundial del Comercio, que dicen “ayudar” a los países que quieran “desarrollarse”, a cambio de “ciertas” condiciones impuestas (por ejemplo, políticas sociales como la Ley 100 de 1993 que mercantilizó el servicio de salud en Colombia, un esquema educativo que impide enseñar a pensar a los educandos, la privatización de servicios públicos esenciales, -agua, saneamiento básico, y progresiva flexibilización laboral, entre otros,) por ellos, que en últimas, dejan a merced de tales organismos a cualquier país seducido por el neoliberalismo, para luego enviar “misiones económicas que enseñen recetas económicas, sin importar las particulares condiciones socioeconómicas y culturales de cada país “beneficiado” con la doctrina “mágica”. Al final como dice la canción “la deuda externa nos robó la primavera”.

Que quede claro, la integración internacional, como mecanismo de cooperación para el progreso y desarrollo de los países es una muy buena herramienta, si se aplica en ese sentido la expresión “globalización”, pero la realidad, es que la globalización hasta ahora ha sido utilizada por los centros y grupos de poder para enriquecerse aún más, ese es su objetivo, lo demás, bueno o no tan bueno, son aspectos incidentales. ¿Habrá desglobalización una vez superada la COVID-19? No lo creo. A lo sumo una reacomodación de directrices, o estrategias de seguir con la economía de inversión de capitales, para los países “en vías de desarrollo”, y al tiempo un proteccionismo mayor para las llamadas “potencias mundiales”.

De todos modos, debemos insistir en una globalización entendida como la integración internacional de los países, mediante la cooperación en todas las áreas, el desarrollo respetando el medio ambiente, las culturas y realidades socioeconómicas particulares de cada país, inclusiva, con orientación al beneficio común y no de unos pocos, y tal vez, logremos mantener viva nuestra esencia: la humanidad, en condiciones medianamente digna, en armonía ambiental con el planeta.


BIBLIOGRAFÍA

1Fuente consultada OMS: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/measles

2Fuente consultada OMS: https://www.who.int/csr/don/26-november-2019-measles-global_situation/es/ .

3Fuente consultada OMS: https://www.who.int/es/news-room/detail/13-12-2019-who-commemorates-the-40th-anniversary-of-smallpox-eradication

4Fuente consultada: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2011/08/110830_peste_bubonica_bacteria_men

5Fuente Consultada: https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/plague

6Fuente consultada: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/grandes-pandemias-historia_15178/4

7Fuente consultada: https://historia.nationalgeographic.com.es/a/grandes-pandemias-historia_15178/4

8Fuente consultada: https://www.nationalgeographic.es/ciencia/sida

9Fuente consultada ONUSIDA: https://www.unaids.org/es/resources/fact-sheet

10Fuente consultada: https://www.bbc.com/mundo/noticias-51912089

11Fuente consultada: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/03/160308_america_latina_economia_desigualdad_ab