Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Moisés Barón Cárdenas.
Graduando en Derecho Uniciencia.
Estudiante de la Especialización en Derecho Constitucional en Uniciencia.
Formación en operador de plantas de procesos químicos industriales.
Presidente de la Federación Sindical Mineroenergética Funtramiexco.


La deuda global ha alcanzado un histórico record de US$253 billones. ¿Tenemos razones para preocuparnos en Colombia sí o no?

Una década de bajas tasas de interés ha facilitado el crédito a gobiernos, empresas e individuos, empujando el endeudamiento a un gigantesco nivel equivalente a un 322% del Producto Interno Bruto (PIB) global.

Y en el actual contexto económico, está en camino de seguir creciendo, según una investigación del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés), una asociación mundial de instituciones financieras con sede en Washington.

El récord fue impulsado principalmente por los préstamos adquiridos por gobiernos y empresas no financieras. El problema es que en tanto son más altos los niveles de endeudamiento, mayor es el riesgo de incumplimiento en un entorno económico que se torna cada vez más difícil.

Detrás de este fenómeno, hay dos grandes motores que han precipitado el alza en el endeudamiento: Estados Unidos (por el aumento de la deuda fiscal y corporativa) y China (por el incremento de la deuda de las empresas no financieras).

El análisis riguroso del problema económico mundial, entraña varias preguntas: ¿Es el Covid-19 una Pandemia programada para encubrir la bancarrota económica? ¿Se vale utilizar armas biológicas de destrucción masiva para conservar una posición hegemónica de mercado? ¿Se está implementando un nuevo orden mundial sin que la humanidad entera lo sepa? ¿Son el Petróleo y el dólar los patrones de referencia llamados a sacarnos de la actual crisis?

Caída del Precio del petróleo Crudo, 20 de abril 2020 petróleo de referencia West Texas Intermediate WTI, cayó a terrenos negativos y el de referencia Brent correrá la misma suerte. (El problema es estructural)

Para muchos analistas, el desplome del valor de la materia prima más importante del siglo XX y de lo que va del XXI no puede interpretarse sino como el fin de un ciclo económico y, por lo tanto, geopolítico, político y social.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, señaló que en estos momentos 170 naciones ya están en recesión económica, y a diferencia de la crisis de 2008, esta vez no hay ningún país que pueda arrastrar al resto de vuelta a la senda del crecimiento.

Ante la prolongada crisis que nos espera, quedan abiertos también interrogantes sobre el futuro, sobre hacia dónde se moverá la economía mundial, o los procesos de reorganización social que se vendrán, y sobre si éstos responderán las necesidades de las mayorías o sólo apuntarán a seguir beneficiando a las elites y su sistema

El auge de la extracción de petróleo y gas mediante la técnica del fracking en EE.UU. ha metido más crudo en el mercado, pero con China (enfriada y en desaceleración) y el mundo entero (enfrentando la Pandemia del COVID-19 y simultáneamente haciéndole frente a la recuperación económica con un fuerte desapalancamiento de deuda) no pueden absorber los 100 millones de producción diaria de petróleo en el mundo y evitar la crisis económica mundial. La Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP), ha aceptado en el acuerdo del 10 de abril denominado (OPEP +) los recortes de producción en 10 millones de barriles y luego en 20 millones de barriles por día, pero la tardanza en los consensos políticos agravó el desplome del precio del petróleo crudo hasta los terrenos negativos actuales del 20 de abril de 2020, para la referencia West Texas Intermediate WTI al cierre de los contratos de futuros para entrega en el mes de mayo y del 30 de mayo para la referencia Brent que es a la cual desde 2011 está vinculada Ecopetrol como la primera empresa petrolera del País.

Existen causas evidentes del desplome del petróleo:

La entrada a una recesión económica mundial es inevitable, el director del departamento de investigación del FMI. En su presentación del informe económico del Fondo, identificó tres grandes riesgos que podrían hacer "descarrilar" el crecimiento mundial y llevarnos a un Crack económico: el enfriamiento o desaceleración de China, subidas de producción y reservas adicionales en EE UU que ocurrió con el fracking, la circulación en el mercado de los crudos Iraníes y la apertura del grifo de arabia Saudí y un mantenimiento a largo plazo del petróleo barato, que es justamente lo que empieza a ocurrir desde el pasado 20 de abril.

También tenemos el freno de la economía mundial por la aparición de la Pandemia del COVID-19 y los consecuentes confinamientos preventivos en favor de la vida y la salubridad pública, el exceso de oferta de petróleo y hasta el mayor calentamiento del planeta que ha conllevado al menor uso de calefacción en los países bajos.

Y algunos de sus principales e inmediatos efectos, a saber:

  1. Menor renta disponible para consumir.
  2. Las empresas en su idea de salvarse de la quiebra reducen costos e invierten menos.
  3. El Producto Interno Bruto – PIB, caerá inevitablemente.
  4. Tendremos un menor consumo interno de combustibles y por tanto una disminución de la refinación diaria y el cierre o apagada de pozos y campos petroleros, e incluso de refinerías.
  5. Empeora nuestra Balanza Comercial, ya que el 52% corresponde a la exportación de hidrocarburos los cuales serán más baratos y no se podrán compensar con volumen, sumado a una tasa de cambio del dólar elevada para los productos importados.
  6. Despidos, suspensión de contratos laborales y freno en las inversiones de las empresas petroleras en particular en cada una de las regiones y en general a nivel país.
  7. Los almacenamientos a tope, se llenan los Stock porque en principio hay un acaparamiento de crudos baratos, pero luego con la dinámica productiva estancada y los pozos produciendo se agota la capacidad de almacenamiento tanto de materias primas o petróleo crudo, como también de productos terminados del proceso de refinación, tales como gasolina, diésel, glp, entre otros.
  8. La crisis económica de los países productores de petróleo agrupados en la OPEP con el apoyo incluso de Estados Unidos, le van a imponer a nuestro país que solo representa el 1% en la Producción mundial de crudo una condiciones de cuota y precio cada vez más restringidas.

Insisto el pasado lunes 20 de abril, ha sido el más negativo del mercado de crudos, y revela la intensidad de la pandemia de Covid-19 que tiene paralizado a más de un 70 por ciento del transporte en el planeta, público, privado y comercial, y a una gran parte de la industria que se mueve con energía fósil. También revela la fragilidad del sistema económico que lo sustenta.

A los operadores del Mar del Norte y los de Texas, el uno en aguas profundas y el otro con tecnología de fracking, les es un imposible financiero gastar 45 dólares para extraer un barril que deben vender a precios de Chicles o mentas.

Por lo tanto, este es un buen momento también para la reflexión y la revisión de la perspectiva económica colombiana, por ejemplo, deberíamos:

  • Revisar y auditar los recursos de la Bonanza petrolera 2003 - 2014 generada por los altos precios, mayores volúmenes de producción y venta de acciones de Ecopetrol.
  • Examinar y auditar los recursos del Fondo de Ahorro y Estabilización Petrolera - FAEP
  • Estudiar, debatir y aplicar la diversificación de la Matriz productiva del País, desligándolo de la mera generación de divisas por exportación de materias primas (52% hidrocarburos).
  • Decidir como sociedad Colombiana de manera definitiva la No realización del Fracking para la extracción de petróleo y gas de Yacimientos No Convencionales.
  • Acudir a las reservas internacionales del País y de ellas destinar dos rubros destinados uno a la recuperación económica y el segundo a la reconstrucción social, con especial énfasis en educación de alta complejidad.
  • Revisar la lógica de producción, distribución y consumo de energía e hidrocarburos en nuestro país, con una visión de Soberanía Nacional, autoabastecimiento e industrialización de alta sofisticación.
  • Suavizar la deuda internacional de Colombia en los intereses causados y porque no, revisar una moratoria de la deuda externa que a todas luces ha sido usurera e injusta.
  • Construir un nuevo contrato social y jalonar un nuevo proyecto de país, que nos devuelva la dignidad, las libertades y los derechos, apalancado en una Transición Agromineroenergética.

Invito por tanto con este artículo de manera respetuosa a la academia, al país político y a la sociedad Colombiana en general, a que asumamos este inaplazable debate, porque nos Puede ocurrir entonces lo que con la Pandemia Covid-19 que nos percatemos de la realidad y reaccionamos cuando el ritmo de contagio y la cantidad de enfermos graves sobrepasa la capacidad hospitalaria y las posibilidades de atención médica. salvar a la élite y su sistema.