Calificación del usuario: 5  / 5

Estrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activasEstrellas activas
 


Escrito por: Mirian Guerrero Tovar.
Graduando de Derecho y Estudiante de Especialización de Derecho Constitucional en Uniciencia.
Curso en Ética de las Grandes Empresas.
Tecnología en Artes.


RESOLUCION 1/2020

¿Podrá el estado garantizar los derechos de los ciudadanos con el efecto secundario que ha generado la pandemia del Covid 19 en la recesión económica que vive el mundo?

Voy a retomar este ensayo desde un punto de vista personal y critico después de haber leído este documento el cual está bien fundamentado en la Resolución 1/2020, como se puede ver es un escrito aplicable a los derechos humanos de las Américas y el Mundo, muy acorde a la Emergencia Sanitaria Global que vive la humanidad y que busca fijar parámetros reguladores para no afectar las libertades y derechos de los ciudadanos como una responsabilidad del estado, la cual no va más lejos que la misma Constitución Política de Colombia, que define a Colombia como un estado social de derecho. El documento emitido por la CIDH viene a lugar, Pero finalmente es un documento más que reciben las naciones y al final una Nación como la nuestra, donde en tiempos normales no resuelve las situaciones de la cotidianidad y termina vulnerado los derechos de los menos favorecidos, creería que el estado no es capaz de lograr cumplir en un estado de emergencia. La situación de la pandemia es simplemente una cortina de humo, que no deja ver los efectos secundarios que realmente son más graves, sobre todo en la economía del mundo, hoy la Organización de las Naciones Unidas declaro la recesión económica para el mundo entero.

El documento nos habla de todos los derechos que tenemos como seres humanos y en especial la población vulnerable que se encuentra en extrema pobreza, la diversidad de razas y géneros del cual los derechos para esta comunidades deben se inviolables e indivisibles dentro del marco de los fines del estado, al igual que los derechos humanos denominados de segunda generación creados por Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales en adelante DESCA, específicamente para asegurar a los ciudadanos igualdad, en especial a sus condiciones de vida y trato, entendiéndose por DESCA aunque son de segunda generación, se castigan igualmente a quien los viole.

La estructura de esta resolución, nos habla de lo que realmente debemos tener como derechos humanos, pero la realidad es otra, donde el mundo a partir de la crisis de la pandemia Covid-19, buscara llevar a los habitantes de la tierra aun nuevo Orden Mundial. Mostrando cambios abruptos afectando todos los ámbitos de la sociedad, sin poder reaccionar a la realidad, nos minimizaron con normas estrictas como Estado de Emergencia, Estado de Excepción, Estado Catastrófico por Calamidad Pública y Emergencia Sanitaria, incluyendo toques de queda y medidas de aislamientos drásticos bajo encierros. Mientras por otro lado socavan las economías del mundo. Pero NO muestran que mientras la pandemia mata doscientas o trescientas personas en Colombia nos distraemos de una realidad económica que no vemos, cuantas empresas han cerrado sus puertas, cuantas empresas han quebrado, cuantas personas han quedado sin empleo hoy en Colombia. Nuestro Gobierno no está preparado para este tipo de situaciones y jamás se han contemplado modelos estructurados y prospectivos que permitan afrontar situaciones que garanticen el bienestar del ciudadano y se evalúen los riesgos y se tomen las mejores decisiones suplan las necesidades del bien común y colectivo. En este momento las regulaciones del estado se convirtieron actos catastróficos, donde las políticas públicas, solo son letra muerta escrita en un documento, que no aplican y son los medios de violar los derechos humanos en toda su extensión, nos engañan con esquemas de publicidad mostrando las ayudas a las comunidades las cuales se convierten para las estructuras del Gobierno en focos de CORRUPCION, disfrazadas con leyes enmarcadas en un estado de excepción, bajo un estado de emergencia, amparado por el mismo estado, aprobado en el marco de la ley y apoyado por un congreso corrupto donde legislan leyes contradictorias a un pueblo ignorante y desprotegido de las realidades sociales y sus derechos humanos, el cual no pueden reclamar por desconocimiento a la ley.

Toda esta realidad, ha sido el común denominador en muchas naciones del mundo espacialmente países tercermundistas donde los gobiernos solo les queda obedecer a una regulación superior, los derechos quizás no tienen efectividad en nuestro país y se ven vulnerados en lo económico, Social, cultural y ambiental, con esta difícil situación presentada inusualmente, restringe las medidas de los derechos de libertad de expresión, al acceso de la información pública, libertad personal, recurriendo al uso de las tecnologías (derechos de cuarta generación) para vigilar y rastrear según los gobiernos la pandemia a la que hemos estado expuestos en estos tiempos, pero con un trasfondo que no podemos determinar. Hoy somos diferentes y cuando esta situación termine nuestro planeta va a estar en la tecnología del chip 100% monitoreados y controlados por una inteligencia artificial (derechos de quinta generación) ... Según Albert Einstein: “temo el día en que la tecnología sobre pase nuestra humanidad; el mundo solo tendrá una generación de idiotas”